Matemáticas

Las vacas no beben sidra

Cuando Remigio Alvarado murió, sus dos hijos, Alberto y Ramón, heredaron el maravilloso terreno rectangular de 4.000 metros de largo y 2.000 de ancho. El terreno tenía una productiva plantación de manzanos.

Sidra

Alberto quería continuar cultivando manzanas para fabricar sidra. Pero su hermano prefería convertir el terreno en una pradería para dar de comer a su cabaña bovina. Decidieron, por tanto, repartirse lo heredado en dos partes iguales. Alberto dispondría de una franja del mismo ancho alrededor de todo el terreno. Ramón se quedaría con el rectángulo central.

¿De qué ancho ha de ser la franja?

Solución en Comentarios

Lee también:  Los lápices de Mariano

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar