Ciencia y tecnología

Los perros son capaces de descifrar lo que las personas muestran en su cara

Los perros, animales de compañía más utilizados por los humanos, actúan ante los estados de ánimo de las personas de manera diferente. Veamos como son estas actuaciones.

Los perros son capaces de descifrar lo que las personas muestran en su cara

Desde tiempos inmemoriales se ha dicho que la cara es el espejo del alma. En la cara se muestran estados de tristeza y alegría, instantes en los que prima la sorpresa, o situaciones en las que nos invade el miedo, entre otras posibilidades. Marcello Siniscalchi, Serenella d’Ingeo y Angelo Quaranta de la Universidad de Bari Aldo Moro en Italia, tras la realización de un estudio con 26 perros, han descubierto que estos animales de compañía pueden descifrar lo que cualquier persona muestra en su cara.

Tras mirarnos a la cara, nuestro perro gira la cabeza hacia la izquierda, lo que significa que estamos enojados, que tenemos miedo, o que nos sentimos felices. Si mostramos en nuestro rostro un estado de sorpresa, el perro gira su cabeza hacia la derecha. Además, si tenemos un mal día, nuestro perro ve incrementada su frecuencia cardíaca. En el estudio también se ha deducido que los perros usan diferentes partes de su cerebro para procesar las emociones de las personas con las que están en contacto.

Todo lo anterior ocurre, sobre todo, con aquellos perros que viven en contacto directo con personas. Gracias a ello son capaces de interactuar y establecer una intensa comunicación con las personas con las que viven. El tono de voz, el olor corporal, la postura adoptada, son interpretadas por los animales.

En el estudio se mostraron a los 26 perros fotografías de los rostros de dos personas, una mujer y un hombre. En dichas fotografías se mostraban distintos estados: miedo, felicidad, tristeza, ira, sorpresa, disgusto, o estado de neutralidad, sin ningún estado de emoción. De las reacciones de los perros, con los movimientos de sus cabezas y de sus ojos, se extrajeron las conclusiones que apuntamos más arriba.

Cuando los rostros de las personas indicaban estados emocionales de excitabilidad, los perros intensificaron su respuesta, mostrando un alto nerviosismo. Ante los estados que reflejaban tranquilidad y felicidad, los perros apenas mostraban ningún tipo de reacción.

Siniscalchi, uno de los involucrados en el estudio, dijo lo siguiente: “Las emociones negativas, claramente excitantes, parecen procesadas por el hemisferio derecho del cerebro de un perro, y las emociones más positivas por el lado izquierdo“.

En otros estudios realizados con perros y otros animales, que se relacionan frecuentemente con seres humanos, se han obtenido resultados similares. Ambos demuestran que las zonas derecha e izquierda del cerebro en los animales adoptan funciones opuestas en el estado y muestra de las emociones, y que los giros en la cabeza de los perros nos sirven para saber lo que acaban de captar.

Fuente: Phys.org

Etiquetas

Contenidos Relacionados

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *