Sociedad

Los relojes de lujo, un gran negocio y una clave del mercado

Aunque no pensemos en comprarnos un reloj de lujo tal vez podríamos cambiar de parecer. A continuación realizamos una exposición sobre ciertos aspectos relacionados con el tema.

Los relojes de lujo, un gran negocio y una clave del mercado

El tiempo manda, es algo que lo sabemos desde siempre. Para conocer en cada instante el momento en el que estamos viviendo, necesitamos disponer de un reloj. Esto ha sido así desde tiempos inmemoriales y lo sigue siendo. Dentro de este grupo de objetos, no le vamos a llamar dispositivos aunque la electrónica sea la base en la que se apoyan varios modelos, hay una especie que destaca sobre el resto, me refiero a los relojes de lujo.

Cuando pensamos en este tipo de relojes no tenemos por qué creer que son excesivamente caros. Los hay de todo tipo y colores, permítaseme una frase típica y bastante repetida, pero es que no siempre tenemos que pensar que debemos invertir mucho dinero para conseguir uno de ellos. Y es que no tenemos por qué formar parte de un notable grupo de empresarios. Aunque cualquier persona puede permitirse el capricho de conseguir uno de estos relojes, si examinamos las muñecas de los gestores de empresas más notables de España, encontraremos a unos cuantos que lucen uno de estos relojes en su muñeca. Ellos, los grandes empresarios, pueden llevarlos gracias a su notable economía, pero no siempre ha de ser así. Cualquier amante de este tipo de productos, encuadrados en el grupo de las joyas, que disponga de una cierta capacidad adquisitiva, puede permitirse el capricho de adquirir uno como estos de Chrono24, y darse una satisfacción.

Hace algún tiempo, aquí en Batiburrillo.net, publicamos un artículo en el que hablábamos de una noticia publicada en un prestigioso periódico, The New York Times, de la metedura de pata de los allegados al Patriarca de Moscú de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril I, que trataron de evitar que el reloj que portaba el líder de la citada iglesia en su muñeca izquierda se mostrase en la imagen. Para ello recurrieron a una aplicación de retoque gráfico y borraron el reloj de la muñeca, pero se olvidaron de hacerlo en el reflejo del mismo en la mesa. Está claro que fue una pifia de alto alcance, que no tiene ningún sentido. ¿Es malo disponer de un reloj de lujo aunque seas el Patriarca de Moscú? Mi opinión es que no.

Si continuamos nuestro viaje por la red de redes, podemos encontrar publicaciones centradas en el tema. Encontraremos en la lista distintas entradas que nos pueden servir de referencia, como la que nos cuenta que la decisión a tomar a la hora de comprar un reloj de lujo no es fácil. Nos hablan de la medida tomada por una empresa con sede en Nueva York que permite a sus clientes el probar un reloj al mes. De esta forma podrán tomar una decisión después de examinar lo que les gusta. Se trata de una medida que puede servir de ayuda a muchos clientes potenciales, aunque opinamos que no siempre es necesaria. Si un reloj nos gusta, ¿para qué necesitamos probar otro?

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *