Inicio » Matemáticas » Los números » Sin saltarse los límites de velocidad

Sin saltarse los límites de velocidad

Aún era un chaval. Había quedado con la que hoy es mi mujer para ir a cenar, cuando al mirar el reloj de la torre del ayuntamiento descubrí que eran las siete y media de aquella hermosa tarde de verano. Tenía que coger el coche, mi flamante Seat 127, aparcado a sólo unos metros del lugar en el me encontraba, para recorrer los 90 kilómetros que me separaban de mi novia.

Sin saltarse los límites de velocidad

Las matemáticas ya eran mi fuerte, así que calculé que a una media de 75 km/h llegaría en el instante justo, ni un minuto más ni menos. Me subí al coche e inicié el camino. Durante el primer tramo, de 30 km, fui a la velocidad prevista. En el segundo tuve problemas. Fui detrás de un camión durante un largo trecho, al que no podía adelantar, y una gran cantidad de curvas salpicaron gran parte trayecto, por lo que la medía pasó a ser de 60 km/h.

  Los nietos de Asunción

Estaba en el kilómetro 60 del recorrido cuando miré el reloj y me dije: “tengo que pisar el acelerador”. Si no lo hacía, no llegaría a tiempo a la cita. ¿A qué velocidad media circulé en el último tramo del viaje?

<< Solución >>

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.