Sociedad

Tipos de semillas de cannabis ¿En que se diferencian?

Tipos de semillas de cannabis ¿En que se diferencian?

Las semillas de cannabis son una parte enorme de la industria growshop, y para cualquier coleccionista que se inicie, hay muchas cosas que aprender y un camino largo que recorrer. En el mercado actual, hay varios tipos diferentes de semillas que tienen sus propios orígenes y cualidades distintivas.

Antes de aprender sobre los centenares de bancos de semillas que existen, como Dinafem, Royal Queen Seeds o Sensi Seeds, entre otros, es necesario una primera división más genérica determinada por las propiedades de crecimiento y reproducción del cannabis.

Es posible que hayas oído hablar de las semillas feminizadas o de las semillas criadas para tener ciertas cualidades genéticas, pero ¿qué significa esto en términos reales del producto? A continuación, te presentamos las semillas feminizadas, las semillas autoflorecientes y las semillas regulares.

Semillas feminizadas

Las semillas de cannabis feminizadas son criadas en todos los grandes bancos de semillas y se caracterizan por haber sido modificadas para que no tengan partes masculinas y, cuando se cultivan, creen un rendimiento femenino superior al 95%. En los últimos años, se han convertido en una opción realmente estable y tienen una serie de beneficios. Invertir en semillas feminizadas significa que puedes germinar más plantas en el mismo espacio, puesto que se aprovecha el lugar que no ocupan las plantas masculinas; que no producen cogollos y normalmente se destruyen para dar lugar a más plantas hembra.

Creadas a través de la selección genética de muchos cultivos, las plantas feminizadas producen sus propios cogollos resinosos y no necesitan ser polinizadas. Tampoco requieren temperaturas y luces específicas. En esencia, son plantas híbridas más fáciles de cultivar.

Si tienes un espacio limitado o simplemente no quieres perder el tiempo con plantas macho, estas semillas de cannabis son una buena opción; maximizarás los resultados sin ninguna molestia. También son conocidas por crecer más rápido y producir cogollos con mayores niveles de cannabinoides.

Semillas autoflorecientes

Al igual que las semillas feminizadas, las cepas autoflorecientes son más fáciles de cultivar que las semillas regulares porque no requieren entornos de luz y temperatura tan específicos y pueden incluso madurar en tan sólo 10 semanas. Su atractivo único proviene de su capacidad para florecer automáticamente y cambiar de estado vegetativo con el tiempo y la edad.

Aunque no son todas hembras, tampoco requieren la eliminación de las plantas macho, por lo que también se pueden considerar una opción de bajo mantenimiento (sin embargo, es posible que también quieras eliminar las macho por seguridad). Otra cualidad distintiva es que las plantas autoflorecientes son normalmente más bajas en altura.

Los ejemplares autoflorecientes también son mucho más antiguos que sus homólogos femeninos y han existido de alguna forma durante miles de años. Tradicionalmente tenían el hándicap de tener poca fuerza, aunque esto hoy en día se suple gracias a los agentes activos aplicados el los procesos de selección genética, por lo que ahora son tan fuertes y potentes como las semillas regulares.

Semillas tradicionales o regulares

Las semillas regulares o estándar no son más que aquellas que han existido desde la aparición del cannabis hace miles de años y sobre las que únicamente ha influido la naturaleza. Son semillas que son aproximadamente 50% macho y 50% hembra. Como resultado, el rendimiento también es del 50/50, por lo que se necesita el doble de trabajo para obtener la misma cantidad de cosecha.

Para los coleccionistas de semillas de cannabis experimentados, las semillas regulares son un enfoque más auténtico, pero si nunca las has utilizado, es mejor ir directamente a las semillas feminizadas, ya que son más sencillas y gratificantes. Las semillas regulares requieren más atención y cuidado en términos de iluminación y temperatura, y por supuesto hay que invertir tiempo en eliminar las plantas macho y cultivar las hembras en su lugar.

Tal vez este artículo te sea de gran utilidad para aprender las nociones básicas sobre las semillas de la marihuana y su germinación, pero si estás muy interesado en este tema, no te detengas aquí y empieza a bucear entre la enorme cantidad de variedades que se abre bajo el paraguas de los bancos de semillas.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.