Servicios Web

¿Cómo identificar Vans falsos?

¿Cómo identificar Vans falsos?

En todo el mundo, pero en Latinoamérica en particular es muy común encontrar marcas adulteradas, productos que dicen haber sido fabricados con todos los seguros y controles, pero que, en cambio, fueron hechos en talleres clandestinos y comercializados haciendo uso de una marca reconocida para aumentar el precio de venta al público.

Hay, incluso, lugares donde todos sabemos que nos encontraremos con marcas falsas. Mucha gente elige comprar esos modelos, pero están siendo partícipes de una industria que comete delitos a nivel mundial.

Las Vans zapatillas mujer son algunas de las marcas que más sufren estos problemas. Todos sus modelos pueden haber sido falsificados.

El único problema no es que no sean realmente Vans. Tampoco es un problema exclusivamente para la marca. Las diferencias serán notorias a partir de unas pocas horas de uso.

Un mal calzado, además, puede traer problemas no solo a los pies, sino incluso desviaciones permanentes en la columna vertebral.

Por eso es mejor no caer en la trampa y elegir vans zapatillas originales.

Un caso resonante

En febrero pasado, 20.765 pares de zapatillas fueron incautadas en la Aduana de Valparaíso. Es que, mediante la utilización de varios tipos de filtros especializados de fiscalización, grupos de empleados de la Aduana diferenciaron calzados con marcas adulteradas.

Las Vans falsificadas eran de origen chino. Buscaban entrar a Chile de manera ilegal para ingresar al mercado incluso pasando por el controlado Puerto de Valparaíso.

Alcanzaron cuatro procedimientos para llegar a ese escandaloso número: 20.765. El equipo de la Aduana de Valparaíso busca diversos puntos de control para encontrar zapatillas vans mujer que no sean originales.

Tenis

Es en los contenedores donde se esconden esos calzados que tantas espaldas han lastimado y que tantas billeteras han embaucado.

El tráfico de mercancías con marcas adulteradas viola las leyes de Propiedad Industrial y de Propiedad Intelectual, pero insistimos en que los principales perjudicados son los consumidores finales, los usuarios.

Uno de los contenedores que llegaron a Chile en barco venía de Busan, un puerto donde se cargaron 1.200 pares de zapatillas con el swoosh falso.

Otra semana, fueron 7.853 pares que, además de Nike, tenían Skechers que no eran originales. 7.853 personas iban a ser engañadas.

Un nuevo contenedor, en el mismo puerto, traía 6.120 Vans. Habían sido embarcadas en Ningbo, China.

El último de febrero, tenía 11086 zapatillas Merrell. Todas falsas.

El valor total en dólares estadounidenses que traían esos conteiners era de 41.222. En el mercado, a precios originales, hubieran valido 840 mil dólares. Una estafa sideral al pueblo chileno.

Por eso la Aduana de Valparaíso sigue haciendo estos procedimientos. Roberto Fernández, director de la misma, expresó en los medios: “Protegen el comercio legal, y a su vez a los consumidores, los cuales por lo general compran dichos productos creyendo que son los originales, cuando en realidad están elaborados a base de materiales bajos en calidad, llegando incluso a causar daños en la salud”.

¿Cómo verificar que las Vans son originales?

Los consumidores finales no podemos quedarnos tranquilos de que siempre se encontrarán los contenedores con las zapatillas falsas, por lo que podemos verificar que nuestras compras valgan la pena con algunos métodos.

Hay muchos detalles que los talleres clandestinos no tienen en cuenta a la hora de imitar las versiones oficiales. En algunos casos, no tienen el ojo de un fanático. En otros casos, los costos jamás le permitirán ser fieles a las versiones originales.

¿A qué prestar atención para no ser embaucados?

La caja: Las Vans originales siempre vienen en la misma presentación roja y color cartón.

La etiqueta: Las Vans vienen siempre con una etiqueta que, del lado frontal dice Vans Off the Wall, pero fundamentalmente siempre tiene el color rojo en la parte de atrás. Si el color del lado posterior de la etiqueta es blanco, entonces las zapatillas son falsas.

Además, el tamaño de las etiquetas originales es mayores a las falsas.

Detalles: La línea negra de la suela en las Vans Old Skool, por otro lado, está a un milímetro de la tela. En las falsas, suele acercarse a la parte inferior de la suela.

El peso: En las zapatillas Vans, el peso está concentrado en la parte baja, en la suela. En las versiones falsas, el peso parece distribuido homogéneamente en todo el calzado.

Cuidados: Las zapatillas vans mujer de marca verdadera tienen algunas presentaciones que hacen al cuidado del pie, como el borde interior de la zapatilla por donde se introduce el pie con un extra de tela para cuidar la piel.

Costura: En las vans zapatillas, las costuras no fallan. Nunca encontrarás hilos discontinuos porque la marca tiene pruebas de calidad que no permitirían que eso sucediera. Si compraste en una tienda oficial y encuentras esas costuras, de seguro podrás cambiarlas.

Suela: La suela de las vans originales son color marrón café y tiene un código de letras en uno de los agujeros del waffle.

¿Dónde no comprar?

Ten cuidado con las cuentas de redes sociales que venden zapatillas ultra baratas, porque ya sabes: lo barato sale caro. La gran mayoría suele hacer énfasis en que son originales, y se valen de un súper precio para tentar a sus víctimas.

Las tiendas de confianza no fallará. No importa si las pides en la tienda virtual o si vas a probarte el modelo y talle que te guste. De cualquier manera, esas zapatillas serán originales.

No te dejes engañar

Si tienes en cuenta todo esto, no serás una víctima de este mercado ilegal que mueve millones de dólares a lo largo y a lo ancho del mundo jugando con la salud de las personas y con el esfuerzo de millones de trabajadores que eligen gastar su dinero en unas zapatillas que les guste llevar, pero que también le duren en el tiempo y no le dañen el esqueleto.

Ahora que lo sabes, comparte la información y ¡no dejes que te engañen!

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.