Ciencia y tecnología

El gusano que come rocas y las convierte en arena

La Tierra nos sorprende cada cierto tiempo con nuevos descubrimientos. Del que hablamos a continuación supone un notable avance en el estudio de las relaciones entre los seres vivos.

El gusano que come rocas y las convierte en arena

La arena es esencial para muchos seres vivos, se trata del medio en el que asientan su vida. Con el paso del tiempo muchos lugares van perdiendo su dotación de arena, por lo que estos seres dejarán de existir, pero gracias a una especie de gusano esto tiene solución ya que es capaz de comer el material que forma las rocas y convertirlo en arena, al expulsarla como excremento.

El citado ser es el Lithoredo abatanica. Vive en el agua dulce y, tal como hemos indicado, resiste todo lo que el medio impone y, además, es capaz de dotar a otros seres de lo que estos necesitan para seguir viviendo. Ello contribuye al mantenimiento del medio.

El citado gusano se encontró en las orillas del río Abatan en Filipinas. Los lugareños informaron a los científicos que han consumado la investigación de que el citado ser, al que denominan antingaw, se alimentaba de roca que se entregaba a madres jóvenes para favorecer la lactancia.

Leer también:  Comer nueces puede mejorar la salud cerebral en personas adultas

Un grupo de investigadores se acercó al lugar llevando un cincel que utilizaron para analizar el río. Descubrieron que estos gusanos, encuadrados en el grupo de los moluscos, utilizan su cuerpo para agujerear las rocas. En su camino dejan, en los túneles creados, los restos de sus ingestiones en forma de arena.

Reuben Shipway, autor principal del estudio, ha dicho al respecto: “Abrir la roca y ver cómo estos pequeños gusanos se desploman fue realmente genial. La mayoría de los moluscos son largos, delgados y con forma de gusano, generalmente tan grandes como tu meñique en términos de grosor, por lo que estos son realmente muy diferentes. Estos animales son bastante gorditos, robustos. Se ven muy diferentes. No sabemos de dónde obtienen su nutrición“.

Hasta ahora, los gusanos y lombrices conocidos, perforaban la madera, pero no se conocía la existencia de estos seres, capaces de agujerear materiales de gran dureza. Se cree que solo existen estos gusanos en el indicado río Abatan, pero aún no se sabe con certeza si esto es así.

Leer también:  Predecir el Alzheimer con un análisis de sangre

Shipway ha dicho también: “Estos animales realmente cambiarán el curso del río con el tiempo, y lo que esencialmente hacen es romper estos grandes pedazos de roca que forman la base de este río y básicamente lo convierten en arena. Este proceso se llama macrobioerosión y solo se ha visto muy raramente y recientemente en un entorno de agua dulce. Las madrigueras que dejan estos animales son el hábitat de muchas otras criaturas: los peces pequeños viven en estas madrigueras, camarones, cangrejos, todo tipo de pequeños invertebrados“.

Lo que no se sabe todavía es cómo son capaces de llevar a cabo ese proceso digestivo. A pesar de que muchos invertebrados se entierran en rocas, lo que no se sabía es que existiese uno que se las comía.

Fuente: Science Alert

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba