Sociedad

La evolución psicológica: del nacimiento a la muerte

La evolución de cada ser humano, desde su nacimiento hasta que llega a la vejez, está ligada a una serie de aspectos psicológicos. Lee y descubre.

La evolución psicológica: del nacimiento a la muerte

Todos los seres vivientes cumplen un ciclo vital que se extiende entre su formación y su desaparición, coincidiendo con lo que habitualmente calificamos de nacimiento y muerte. Lo mismo que ocurre con sus estructuras y funciones biológicas, que van organizándose progresivamente hasta la configuración del individuo adulto, en el ser humano podemos estudiar las etapas por las que pasa hasta que su psicología adquiere esos caracteres aparentemente definitivos.

La psicología evolutiva se ocupa de las etapas por las que el psiquismo humano pasa hasta alcanzar la configuración que solemos atribuirle al adulto. En este sentido, puede ser calificada también de psicología genética, puesto que se ocupa de la génesis o formación de la psicología del adulto, El psicólogo suizo Jean Piaget (1896-1980), dice que la psicología genética estudia los mismos temas de la psicología general, pero con la diferencia de que lo hace desde el punto de vista de su génesis o formación.

En los últimos años la psicología evolutiva tiende a ocuparse también de las etapas psicológicas que siguen a la edad adulta. Para referirnos a esta psicología podemos utilizar la expresión de psicología involutiva. Si la primera, propiamente dicha, como acabamos de llamarla, parece ocuparse de la formación progresiva de la psicología del adulto, la segunda parecería tener por objeto el estudio de su desorganización.

En realidad este es un prejuicio en el que han incurrido muchos psicólogos, quizá bajo la influencia de aquellos mismos tópicos del hombre de la calle que considera la vejez, o la hoy llamada tercera edad como una etapa de la vida caracterizada por la incapacidad y el desorden. Si bien desde el punto de vista somático puede resultar aceptable concebir la evolución como un proceso de organización y la involución como uno de desorganización, no está justificado hacerlo desde una perspectiva psicológica.

Muchos psicólogos evolutivos. admitiendo a ciegas la existencia de un paralelismo psico-fisiológico, pensaron que la involución psicológica no era otra cosa que un reflejo del proceso subyacente de involución o desorganización somática.

En su verdadera dimensión, la psicología evolutiva abarca tanto las facetas evolutivas como las involutivas, y como tal psicología del ciclo vital, se ocupa de los cambios psicológicos que acontecen y se suceden entre el nacimiento y la muerte.

Los psicólogos han pensado hasta épocas relativamente recientes que la psicología por antonomasia era la del nombre adulto. El niño se conceptuaba como un adulto pequeño del que solo habría que ocuparse para que fuera un hombre de provecho el día de mañana.

Olvidaban que la niñez tiene su propia psicología y que lo calificado tan irreflexivamente de hombre de provecho no era otra cosa que la plasmación de las aspiraciones e ideales de una sociedad y un momento histórico determinados. El niño quedaba trasformado casi única y exclusivamente en un ser apto para la educación.

Con estos planteamientos no debe extrañarnos que la psicología evolutiva, a pesar de su larguísima tradición, tenga una historia científica relativamente corta. Fue a finales del siglo XIX y a comienzos del XX cuando por vez primera se empezó a estudiar cómo era la psicología del niño y del adolescente. Los estudios científicos sobre la vejez son aún más recientes. Hasta este momento los conocimientos psicológicos sobre la infancia, la adolescencia y la vejez eran simples consecuencias de las ideas filosóficas o religiosas imperantes.

Fuente: Temas Clave de Aula Abierta Salvat – La evolución psicológica el hombre. Publicado en el año 1982
Autor: Carmelo Monedero

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba