Otros

Las ventajas de contratar un buen traductor jurado

Las ventajas de contratar un buen traductor jurado

Muchas veces se necesita cierta documentación para presentar ante empresas u organismos, ya sea para optar a un empleo o para viajar al extranjero. Esta documentación, en muchos casos, debe ser traducida por un traductor experto que tenga conocimientos sobre el tema. 

Para realizar determinados trámites, muchas veces es necesaria la traducción de ciertos documentos, especialmente a la hora de solicitar algunos trámites, como la ciudadanía o algún procedimiento legal. En estos casos, será fundamental contar con un buen traductor que se ocupe de trabajar sobre dicho documento de manera detallada y cuidada, teniendo en cuenta que puede ser clave para su posterior gestión.

¿Qué hace un traductor jurado?

Primero que nada, lo ideal es comprender qué es la traducción jurada. Se trata precisamente de la traducción legal de un documento, ya sea público o privado. Estas traducciones son oficiales, por lo que se trata de documentación valiosa que la mayoría de las veces sirve para propósitos importantes, como los mencionados anteriormente. Estos papeles se presentan ante ciertas autoridades, como jueces, abogados, o hasta empresas; por este mismo motivo, las traducciones juradas llevan sello y firma de quien ha realizado el trabajo de traducción. Y es esto en definitiva, lo que hace el traductor jurado, por supuesto, es un profesional que debe estar especializado o tener algún tipo de preparación para poder hacerlo. Estos profesionales trabajan muchas veces en agencias como Enai-e, una agencia dedicada a la consultoría y la traducción de documentos. 

¿Por qué contratar un traductor jurado?

Puede que conozcas a alguien que se haya ofrecido a traducir ese documento tan importante que debes presentar en el trabajo, en una empresa o frente a una entidad privada. Y aunque agradezcas su buena voluntad, tendrás que acudir a un profesional nombrado oficialmente como traductor-intérprete jurado para poder llevar a cabo la traducción jurada, ya que sólo de esta manera podrás contar con una traducción oficial del documento, que sea apropiada en términos legales. Afortunadamente, hoy en día es mucho más sencillo conseguir el contacto de un profesional que se encargue de este trabajo, a través de plataformas como Enai-e, que facilitan el intercambio entre profesionales que ofrecen sus servicios y clientes que los necesitan y están en la búsqueda. El servicio de traducción se puede llevar a cabo en inglés o en francés y en cualquier idioma reconocido por el Ministerio de Asuntos Exteriores a estos efectos, sea cual sea el tipo de documento.

Además, con un traductor jurado será posible garantizar que el resultado sea realmente de calidad, ya que se trata de alguien experimentado que no sólo tendrá conocimientos sobre traducción, sino sobre leyes, por ejemplo, en el caso de las traducciones médicas o financieras, los profesionales que realizan las traducciones poseen conocimientos en estas áreas también. Por eso cualquier persona no puede llevar a cabo este trabajo, y más allá de la buena predisposición, también es importante ser experto, especialmente si se trata de un documento que debe ser presentado ante una entidad. De esta manera los trámites se agilizarán, ya que el documento no presentará ningún tipo de incongruencia; por otra parte, el traductor jurado podrá trabajar en un tiempo determinado. 

Es decir, que sólo será cuestión de precisar con cuánta urgencia se necesita disponer de la traducción, para que el profesional lleve a cabo el trabajo de la manera más rápida posible; la entrega se realizará en tiempo y forma, con tarifas asequibles. De todos modos, es posible pedir un presupuesto a través de la plataforma, enviando el archivo y el tipo de traducción que se solicita, para así poder contar con la información que se necesita. Entre las traducciones juradas, podemos encontrar distintos tipos: traducciones juradas de certificados de nacimiento, traducciones juradas de antecedentes penales, traducciones juradas de títulos universitarios y traducciones juradas de documentos oficiales. Todos estos tipos de traducciones son mayormente utilizadas para optar a trabajos, para tramitar visas, ciudadanías, permisos, licencias o gestiones de este estilo. Por eso, y con mayor razón, es fundamental ponerse en contacto con profesionales que estén a la altura de la tarea. 

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba