El Tema

Los hoteles y restaurantes deben vestirse con sus mejores galas

Los hoteles y restaurantes deben vestirse con sus mejores galas

Elegir bien los textiles para los hoteles y restaurantes es una de las claves para alcanzar el éxito, saber cómo elegirlos con acierto es fundamental para cualquier empresario de este sector

Una imagen vale más que mil palabras, y en el caso de los negocios de hostelería son los tejidos de los manteles, las sábanas o las toallas los elementos más importantes a la hora de causar una buena primera impresión. Por eso, la calidad de estos textiles debe ser máxima, para garantizar que, con el paso del tiempo y los frecuentes lavados, van a seguir impecables.

Estos elementos son habitualmente de color blanco, y nadie le gusta meterse en la cama de un hotel con sábanas de tono amarillento o sentarse a la mesa de un restaurante con un mantel en el que quedan restos de manchas de otros comensales. Los tejidos deben ser resistentes para soportar muchos lavados y a altas temperaturas, luciendo siempre impecables y con un blanco reluciente

Dónde comprar los textiles para hostelería

Los textiles son indispensables en los hoteles y restaurantes, brindando un aspecto cuidado a cualquier ambiente, sin importar el estilo que se elija. Es importante comprar todo el textil para hosteleria en tiendas que cuenten con experiencia en el sector, mucho mejor si son fabricantes, como es el caso de itexa.es, los máximos especialistas en textiles para hostelería dentro del territorio español.

La ropa de cama y las toallas de los hoteles

La ropa de cama con la que debe contar un hotel se compone de sábanas, colchas, mantas, fundas nórdicas o edredones y protectores tanto para la almohada como para el colchón. En el cuarto de baño, lo más destacables son las toallas, en el siguiente enlace se ofrece una amplia selección https://itexa.es/toallas-hosteleria/ con garantía de calidad. Aunque, también se ha de tener en cuenta otros elementos, como las alfombras o los albornoces.

Los valores que se deben buscar en estos tejidos son el confort, el diseño y la calidad, que está directamente relacionada con la durabilidad. La inversión ha de recuperarse por lo que los tejidos tienen que garantizar un buen periodo de vida útil, a pesar del uso y los lavados y de las exigencias que se esperan de este tipo de textiles.

Confort

Es lo que espera el cliente de cualquier estancia en un hotel y hay que garantizarlo. La cama, en este sentido, es posiblemente el elemento en el que el huésped va a buscar la máxima comodidad, pues de ella depende su descanso. La ropa de cama debe ser por tanto suave y agradable al tacto. 

En cuanto a las toallas y albornoces en el cuarto de baño, se pedirá también ese toque delicado y agradable, que deje una huella positiva en los clientes. Es este un factor que deben buscar los empresarios y gerentes para conseguir que vuelvan y hablen bien del lugar.

Diseño

El diseño es la imagen de cualquier establecimiento y la imagen vende, si es buena. Dicen que el diablo está en los detalles y los clientes saben apreciarlos desde el primer momento.

Calidad y durabilidad

Estas dos características tan importantes van de la mano, ya que una depende de la otra.  La durabilidad es lo que hace posible que un producto sea rentable, más allá de su precio, y eso depende de la calidad. La rentabilidad de los tejidos se mide en base al precio que se ha pagado y el tiempo de servicio que ha prestado. Si pagar algo más significa el doble de duración en perfecto estado, el producto más barato resulta ser menos rentable. En itexa.es solo se vende calidad al mejor precio, que es precisamente el ideal en una compra.

Clientes satisfechos, clientes que vuelven

Los medios para captar clientes por parte de los hoteles son numerosos. Una buena imagen, una buena estrategia de marketing, un buen canal de reservas, acuerdos con distintas agencias…

Pero ¿qué se necesita para que vuelvan? ¿qué se necesita para fidelizarlos, para que recomienden el hotel en el que han estado y dejen buenas reseñas que animen a otros a hacer una reserva?

Pues, fundamentalmente, dejar una buena huella por la experiencia vivida, por un ambiente acogedor, por la agradable sensación al meterse en la cama, por levantarse totalmente descansado, por una agradable ducha caliente y unas toallas suaves con las que secarse… las sensaciones más simples son las que conforman los recuerdos y las que se encargan de evaluar una estancia como acogedora o, por el contrario, desagradable.

Cualquier mínimo descuido en la ropa de cama, unas toallas ásperas o un mantel del restaurante con restos de manchas de café pueden hacer que el cliente se lleve un mal recuerdo. Independientemente de otros factores sumamente importantes, como la amabilidad del personal o la calidad de los servicios que ofrezca el hotel, la calidad y el estado de los tejidos en hostelerías son esenciales a la hora de dar una buena impresión.

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba