Ciencia y tecnología

Mayor protección con la tercera dosis de la vacuna COVID-19

A pesar de que muchas personas no quieren vacunarse para evitar infectarse con el SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19, está demostrado que la vacuna es altamente eficiente. La tercera dosis, por lo que mostramos a continuación, es totalmente necesaria para reducir riesgos.

La tercera dosis de la vacuna COVID-19 activa una mayor protección

Aunque se lleva algún tiempo hablando del tema, de los beneficios encaminados a una mayor protección, que supone la inyección de la tercera dosis de la vacuna, un nuevo estudio confirma lo dicho. Se trata de una investigación publicada en JAMA Internal Medicine. Ofrece la información positiva más relevante hasta la fecha sobre el beneficio a largo plazo de una tercera dosis de vacuna COVID-19.

Al rastrear a más de 300.000 personas en Israel, la investigación muestra que una tercera dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer reduce la posibilidad de la infección por SARS-CoV-2 en un 86 por ciento más si se compara con solo dos dosis.

Precisamente Israel ocupa un lugar destacado a la hora de la vacunación. El día 1 de agosto de este año, se convirtió en el primer país del mundo en comenzar una campaña nacional de vacunación con la tercera dosis, lo que convierte al país en un caso de prueba perfecto para estudiar los efectos duraderos de la vacuna COVID-19.

La protección que trae consigo la vacunación

Con la aparición de la variante ómicron relacionada con el SARS-CoV-2, muchos países de todo el mundo han comenzado a implementar amplios programas de vacuna COVID-19 con la tercera dosis, ocupando España un lugar destacado.

A pesar de que las vacunas COVID-19 muestran una sólida protección a largo plazo contra enfermedades graves originadas por el Coronavirus, que traen consigo la hospitalización y, en muchos casos, la muerte, se ha observado que la protección contra infecciones o enfermedades leves disminuye alrededor de cinco o seis meses después de una segunda dosis.

Sobre el nuevo estudio

La investigación encontró, alrededor de dos semanas después de una tercera dosis, que las tasas de infección por COVID-19 disminuyeron significativamente en comparación con lo que se observó en una cohorte de dos dosis emparejadas. Relativamente, los que recibieron tres dosis de vacuna tienen, como ya hemos indicado, un 86 por ciento menos de probabilidades de mostrar una infección positiva. Esta protección fue constante durante todo el período de seguimiento, durante los 65 días del estudio.

Los científicos responsables del estudio han dicho lo siguiente: «Estos números deben interpretarse como la reducción de las probabilidades de infección en una persona que recibe la dosis de refuerzo en comparación con una persona que recibe solo las dos dosis primarias. Esta reducción se suma a la disminución del riesgo conferido por las dos primeras dosis«.

Conclusión

Tras tener en cuenta estos esperanzadores resultados, surge una pregunta: ¿cuánto dura la protección de la tercera dosis? ¿Disminuirá al mismo ritmo que se ha observado después de dos dosis o una tercera dosis se mantendrá fuerte durante un período de tiempo más largo? Habrá que esperar para dar respuesta a las preguntas.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.