Ciencia y tecnología

Programa de autocontrol para pacientes con EPOC mejora su calidad de vida

Hablamos a continuación de lo que se está haciendo en Estados Unidos para conseguir que los pacientes con EPOC puedan llevar una vida normal, o casi normal.

Programa de autocontrol para pacientes con EPOC mejora su calidad de vida

Cuando hablamos de EPOC nos referimos a una enfermedad pulmonar obstructiva crónica que hace que las que las personas que la padecen no sean capaces de asimilar un porcentaje normal del aire que inspiran, lo que trae consigo que tengan problemas respiratorios intensos. Investigadores de Johns Hopkins Medicine han explicado que es posible crear un programa centrado en la mejora del autocuidado, que redunda en un manejo más adecuado de esta enfermedad pulmonar.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se aplica a un grupo de afecciones crónicas, como el enfisema y la bronquitis crónica, que dañan los pulmones y causan problemas respiratorios. Se sabe que solo en Estados Unidos 16 millones de personas padecen esta enfermedad. No se conocen los datos a nivel mundial, pero podemos afirmar que la cifra es altamente alarmante y en constante crecimiento debido a los problemas de contaminación y a la falta de salubridad.

El pasado día 12 de noviembre se mostraron los resultados en The Journal of American Medical Association de una investigación llevada a cabo durante seis meses. Los pacientes del nuevo programa, denominado BREATHE, fueron hospitalizados, tras vivir en su hogar,  a la mitad del examen. Se hizo en combinación con un grupo similar de pacientes que recibieron atención estándar, enfermos que no se sometieron al programa. Los pacientes de BREATHE mostraron una mejor calidad de vida, indicó el equipo de investigación.

Hanan Aboumatar, MD, MPH, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins University School of Medicine y autora principal del estudio, dijo lo siguiente: “Cuando una persona con EPOC ingresa en el hospital con dificultad para respirar, los médicos y las enfermeras se centran en el problema que les aqueja en esos momentos y no en su enfermedad crónica y  en su salud general, y por lo tanto la posibilidad de que la persona tenga otro brote y termine en el hospital próximamente sigue siendo alto. Alrededor de la mitad de los pacientes terminarán en el hospital dentro de seis meses, o tal vez antes“.

Hanan Aboumatar ha añadido: “La EPOC es incurable y crónica, y nuestro nuevo programa, que combina el apoyo de transición de hospital a domicilio, con el apoyo a la gestión de enfermedades crónicas, es una forma de reorganizar la atención de una manera que reduce el riesgo y los gastos futuros de hospitalización, al tiempo que preserva la calidad de vida de los pacientes“.

El fumar o haber fumado, la contaminación del aire, la lesión pulmonar y la genética pueden jugar un papel en el desarrollo del EPOC. La tos frecuente, la dificultad para respirar y las sibilancias varían en gravedad, y las personas con EPOC a menudo experimentan un empeoramiento de los brotes con el tiempo. De ahí la importancia de los estudios llevados a cabo y la necesidad de implantar el programa de autocontrol en las personas afectadas.

Aboumatar y sus colegas se unieron a pacientes con EPOC y cuidadores para diseñar un programa que brindaría un mejor apoyo a los enfermos inmediatamente después de ser hospitalizados con un brote de EPOC. Una enfermera continuó la consulta con el paciente y el cuidador. Durante los tres meses posteriores a la hospitalización se llevó a cabo un control y se prestó ayuda personalizada a través de llamadas telefónicas y / o visitas domiciliarias, según las preferencias de los pacientes. La enfermera ofreció apoyo personalizado sobre cómo tomar medicamentos, usar inhaladores y técnicas de respiración, y controlar los síntomas de la EPOC.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *