Ciencia y tecnología

Robots camareros y carteros ya operan en Japón durante la crisis sanitaria

La industria del trabajo sin contacto acelera la incursión de la robótica en la vida diaria.

Robots camareros y carteros ya operan en Japón durante la crisis sanitaria

La nueva normalidad en Japón post epidemia del COVID-19 incorpora a los robots como nuevos trabajadores esenciales para la atención en cafeterías o el reparto de correo, disminuyendo así el contacto entre personas y el riesgo de transmisión del virus.

Un escenario futurista que ya se vive en la cafetería Pepper Parlor del distrito de Shibuya, en Tokio, en donde los humanoides reciben a los clientes, toman la temperatura, les recuerdan el uso de mascarilla, recomiendan la desinfección de manos y toman sus pedidos de la carta.

Tras unos minutos de espera aparece otro autómata bautizado como “Servi” trayendo la bandeja con la comida y bebidas solicitadas.

Una operación en donde el contacto entre humanos se reduce al mínimo, cortando la cadena de contagio del virus que en ese país ya marcha por la tercera ola con una mayor cantidad de muertos e infectados.

Detrás de esta legión de nuevos empleados esenciales se encuentra la compañía Softbank que desde el 2015 diseñó los robots “Pepper” con inteligencia artificial para la industria del entretenimiento y la comunicación.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia del coronavirus, la empresa debió dar un giro a sus prioridades para enfocarse en la demanda creciente del trabajo sin contacto.

“Esta expansión de la robótica hacia los servicios de atención al cliente nos demuestra que cada vez se hace menos compleja la implementación de robots en la vida diaria. Esto abre una puerta para que los humanoides sean más accesibles para nuevas tareas o que ingresen más rápido al hogar. Un reciente estudio pronostica que, en 20 años, el 90% de las labores domésticas estarán a cargo de autómatas”, sustenta Sebastian Álvarez, redactor del portal especializado ZonaTech.

A juicio del conocedor, uno de los primeros humanoides en ingresar a los hogares sería el denominado “Stretch” que se puede programar para el cuidado de los ancianos y hacer una desinfección profunda de los pisos de hogares con niños pequeños.

A un costo estimado de 18 mil dólares, este aliado hogareño sigue en fase de pruebas para que sume más funciones como usar el lavavajillas, guardar los platos y arreglar las camas en los dormitorios.

Un robot cartero

De otro lado, en Japón también se apuesta por automatizar la entrega de correo ante el déficit de mano de obra por el temor al contagio.

Esto corre por cuenta de la empresa Japan Post, la cual ha comenzado a probar el prototipo llamado “DeliRo”. Con capacidad para cargar 35 kilos de paquetes, el autómata recorre 700 metros en 25 minutos entre la oficina postal y el hospital de Tokio.

La revolución ha tomado por sorpresa a las autoridades locales quienes alistan un nuevo protocolo para el desplazamiento de “DeliRo” por las calles japonesas, que gracias a sus cámaras y sensores cruza pases peatonales y se detiene cuando un peatón se acerca demasiado.

De aprobarse, el prototipo también se usaría en zonas rurales en donde ahora se prueban drones para el reparto en casa debido a la falta de trabajadores.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + veinte =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.