Ciencia y tecnología

¿Son las endorfinas drogas cerebrales?

La administración de endorfinas, iniciada en los años ochenta del pasado siglo, sigue utilizándose hoy como una terapia centrada en la lucha contra la adicción a la droga. Una posible explicación de por qué se emplea esta medida la tenéis a continuación.

¿Son las endorfinas drogas cerebrales?

Dentro de los continuos descubrimientos de nuevos neurorreguladores, el hallazgo de las endorfinas produjo una considerable conmoción en el mundo científico. Estas sustancias, conocidas también como opiáceas endógenas, se encuentran en el cerebro y en otros tejidos del cuerpo humano, y su acción es similar a la de ciertos alcaloides derivados de la planta del opio, como la morfina y la heroína.

Sobre las endorfinas

Las primeras noticias sobres las endorfinas proceden de 1973, cuando varios investigadores demostraron, de forma independiente, la existencia en el sistema nervioso central de algunos mamíferos de receptores opiáceos, que no parecían responder a las características de ninguno de los neurotransmisores conocidos.

De forma simultánea, prácticamente, un grupo de investigadores de la Universidad de California descubriría que la estimulación eléctrica de ciertas zonas del cerebro podía aliviar, e incluso hacer desaparecer, el dolor en algunos animales.

Posteriores estudios farmacológicos pusieron de manifiesto las notables semejanzas existentes entre este tipo de analgesia, producida por estimulación eléctrica, y la conseguida por medio de la administración de morfina, descubriendo incluso que ciertas sustancias inhibidoras del efecto de la morfina, como la naloxona, eran capaces también de hacer desaparecer el efecto producido por la estimulación eléctrica del cerebro.

Todas estas investigaciones culminaron en 1974, cuando diversos científicos consiguieron aislar del cerebro de distintos animales una serie de sustancias cuyas características coincidían con las anteriormente descritas, sustancias que en principio recibieron el nombre de encefalinas y, posteriormente, el de endorfinas.

¿Cuál es el papel de las endorfinas?

La función exacta de las endorfinas en el organismo es uno de los problemas aún no resueltos por la ciencia en el pasado siglo. Lo mismo ocurría con respecto a saber el número total de este tipo de sustancias. El rasgo común a todas ellas es su capacidad para producir analgesia y, como las drogas derivadas de la morfina, provocar simultáneamente tolerancia y dependencia.

También parece seguro su efecto sobre el sistema motor, llegándose a pensar que la analgesia producida por métodos de acupuntura puede deberse a la liberación de endorfinas por parte del cerebro.

Algunos trabajos realizados en los años 80 del siglo XX señalaron también que la concentración de endorfinas en sangre aumenta en las situaciones de estrés, por lo que tal vez tengan un importante papel en cuanto a las respuestas emocionales y a las conductas inducidas por el ambiente.

Endorfinas y enfermedades

Dejando aparte su importancia en el campo de la lucha contra la dependencia de la droga, algunos autores han creído ver en las endorfinas el origen de enfermedades como la depresión o la esquizofrenia, al descubrir un aumento de estas sustancias en el líquido raquídeo de los enfermos, y han supuesto que la sintomatología de dichas dolencias podría mejorarse proporcionando al paciente fármacos antagonistas de la morfina. Así mismo, la administración de endorfinas parece tener ciertos efectos antidepresivos.

Conclusión

De cualquier forma, las endorfinas constituyen un atractivo campo de investigación por su papel en la transmisión nerviosa, ya que existen indicios manifiestos de que su función puede ser tanto neurotransmisora como neurorreguladora.

Fuente: Temas Clave de Aula Abierta Salvat – El cerebro. Publicado en el año 1981
Autor: Juan Masana Ronquillo.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.