Otros

Tenemos que hablar

Tenemos que hablar

Tenemos mucho de que hablar…
Busqué la muerte un día, pero ella me encontró primero; y postrado a sus pies, me miró con enojo, y casi a los gritos me preguntó:
– ¿Qué quieres de mí, hombre?
Yo le respondí:
– Morir.
Ella sonrió de lado; miró al cielo y suspiró como si mi pregunta no cupiera en su paciencia. Me clavó sus ojos negros y me interrogó:
– ¿Quieres morir de la mejor manera?
– Si – dije.
– Entonces dedícate a vivir de la mejor manera – me respondió.
Caminó ofuscada hacia la puerta de salida del hospital; dio media vuelta, y susurró:
– Y deja de molestarme -. Dicho esto, se perdió entre la gente.

Busqué la vida un día, pero ella se cruzó en mi camino.
– Si… ¿qué deseas? – me preguntó.
– Vivir – le dije.
Sonrió.
– Entonces vive, como si yo fuera la misma muerte – me dijo.
Volvió a sonreír, se alejó rápidamente y se perdió entre una espesa niebla.

Busqué la belleza un día; pero ella, me sorprendió una mañana al despertarme.
– ¿Qué buscas? – me preguntó.
– Belleza – le respondí.
Bajó la cabeza y sonrió dulcemente.
– No me busques en la carne, ni en todo lo que es del tiempo – me dijo, y rápidamente, se esfumó por mi ventana.

Busqué la fealdad un día, pero ella se adelantó a mis pasos.
– ¿Qué buscas en mí, hombre? – me preguntó.
– Fealdad – le dije.
– No me busques en lo que percibes con tus ojos, ni en lo que puedas tocas con tus dedos… No vivo ahí – me respondió.
Y dicho esto, se esfumó sin dejar rastros.

Busqué la riqueza un día, y sin saberlo, una noche ella se sentó a mi lado.
– ¿Qué quieres? – me preguntó.
– Riquezas – le dije.
Con gesto pensativo me dijo:
– Búscame en lo poco y en lo mucho, en lo frugal y en la medida justa; en el mar, y en el charco luego de la lluvia.
Dicho esto, salió de mi casa en silencio.

Busqué la pobreza un día; pero ella supo antes que yo la buscaba.
– ¿Qué buscas en mí, hombre – me preguntó.
– Pobreza – le dije.
– Vivo en lo más lujoso y en lo más andrajoso, mi guarida está en las perlas, y mi aliento en las desesperanzas… Pero no vivo en lo que tus ojos ven.
Bajó la vista, cerró los ojos, y desapareció.

Me sentía confundido, y busqué a Dios, pero él se cruzó en mi camino esa misma tarde.
– ¿Qué buscas? – me preguntó.
– A Dios – le dije.
– No me busques en lo que pierdes, ni en lo que ganas… No vivo ahí. No me busques en pedestales, ni en artilugios terrenales… ¡Mírate a ti mismo… búscame ahí!
Y dicho esto, se alejó rápidamente.

Busqué al diablo, pero él se cruzó en mi camino, y me tomó fuertemente del cuello.
– ¿Por qué me persigues? – me preguntó, acercando su nariz a la mía.
– Busco al demonio – le dije jadeando.
Él me miró de reojo, y me volvió a dejar en tierra firme.
– ¿Me estás tomando el pelo? – me preguntó.
– No – le dije, tomando un poco de aire.
Me volvió a mirar, con cierta extrañeza.
– No me busques en la riqueza ni en la pobreza; ni en lo poco ni en lo mucho… Ni en el cielo, ni en el infierno… No vivo ahí.
Me miró nuevamente.
– ¿Me estás tomando el pelo? – preguntó nuevamente.
– No – le respondí.
– ¡Mírate a ti mismo, búscame ahí! – gritó.
Giró, se rascó la mollera, y me escudriñó una vez más.
– ¡Seres humanos! – susurró, y se alejó rápidamente.

Llamé a gritos a la sabiduría, pero ella ya estaba a mi lado.
– ¿Qué quieres? – me preguntó.
– Sabiduría –le dije.
Me miró con preocupación, y se disfrazó de ignorancia.
Me tendió la mano, y me preguntó si podía caminar conmigo un rato.
No me negué.
Me miró condescendientemente, y me preguntó cuantos pasos faltaban para llegar a mí casa.
– Unos cuantos – le respondí.
– Muy bien… Demos uno a la vez, tenemos mucho de que hablar… – dijo.

Autor: Jesús Alejandro Godoy

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Artículos relacionados

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar