Inicio » Varios » El Tema » Algo muy importante

Algo muy importante

Algo muy importante

Cuando yo era muy joven, mi madre me preguntó cuál era la parte más importante del cuerpo. Yo pensaba que el sonido era muy importante para nosotros, los seres humanos, entonces le dije:

– Mis oídos.

– No – dijo ella – muchas personas son sordas…

Pasó un tiempo y mi madre volvió a preguntar. Yo había pensado bastante y creía tener la respuesta correcta.

– La visión es muy importante para todos, entonces deben ser nuestros ojos.

Ella me miró y dijo:

– Todavía no tienes la respuesta correcta, porque hay muchas personas que son ciegas…

Siempre creí que era apenas un juego entre nosotros dos. Pero el día que murió mi abuelo, y ante mi dolor ella dijo:

– Hoy es un día en que necesitas aprender esta importante lección. La parte más importante del cuerpo son tus hombros.

Intrigado, pregunté:

– ¿Porque ellos sostienen mi cabeza?

– No – respondió – es porque en ellos pueden apoyar la cabeza de un amigo o a alguien amado cuando llora. Todos necesitamos de un hombro para llorar en algún momento de nuestra vida.

  Desde la torre se ve mejor

En esa ocasión descubrí cuál es la parte del cuerpo más importante. Porque, en aquel momento, quién necesitó un hombro fui yo. Quiero que tu también tengas bastante amor y amigos, y que tus hombros estén siempre cuando alguien los necesite.

No olvides que:
“Las personas podrán olvidar lo que tu dices… olvidarán lo que tu haces… pero nunca olvidarán lo que tú les haces sentir”.
“Los buenos amigos son como estrellas… no siempre los ves, pero sabes que siempre están”.

______________________________________

NOTA: Lo que acabáis de leer lo recibí como parte de un PowerPoint. No sé quién es su autor o autora. Lo he retocado un poco, formateado y así os lo ofrezco a todos vosotros.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.