El Tema

Comer queso y yogurt es mejor que beber leche

La grasa de la leche no es buena para el corazón pero, según un reciente estudio, esto no ocurre con dos derivados lácteos: el queso y el yogurt.

Comer queso y yogurt es mejor que beber leche

El queso y la leche están íntimamente relacionados. De hecho, sin leche no puede haber queso. Lo mismo podemos decir de la relación existente entre el yogurt y la leche. Pero, según los resultados del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, celebrado está semana, el consumo de queso y yogurt está relacionado positivamente con la duración de la vida. Al parecer los que comen estos productos de manera habitual vivirán más años. Algo que no ocurre con la leche. Beber vasos del citado líquido influye negativamente a la hora de vivir más años.

Durante 15 años, Maciej Banach de la Universidad Médica de Lodz en Polonia, experto en el estudio del colesterol en el organismo humano, se ocupó de realizar estudios con más de seiscientas mil personas. Llegó a la conclusión de que los productos lácteos muestran una importante influencia en la conservación del corazón. Así beber leche incrementa el riesgo de enfermedad coronaria en un 4%. En cambio, consumir queso y yogurt no es negativo, sino todo lo contrario.

No es el único estudio realizado al respecto. En estos análisis se ha descubierto que las personas que consumen frecuentemente productos lácteos fermentados, como el queso y el yogurt, tienen menos propensión a desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes de tipo 2.

Es evidente que ya hay unos cuantos expertos en medicina que defienden que el consumo de productos lácteos es bueno. La grasa que contienen no es tan mala para el organismo, como siempre se ha dicho, a pesar de que la mayor parte es grasa saturada, considerada como uno de los tipos que obstruyen el corazón.

El estudio de Banach y de sus colegas confirman los resultados de otros experimentos. Los productos lácteos son útiles, ya que disminuyen el riesgo de muerte. En cambio, la leche no actúa de la misma forma. El motivo puede ser que en quesos y yogures las moléculas de proteínas y grasas se organizan de distinta forma.

Además de los lácteos citados, queso y yogurt, hay otros, como puede ser la mantequilla, de la que no se puede hacer la misma afirmación, ya que ésta no mantiene el escudo protector de las moléculas de grasa, la conocida como membrana de glóbulo graso de la leche.

Es evidente que habrá que seguir investigando, tal como ha indicado Maciej Banach, y conjugar los resultados de los diferentes experimentos para llegar a conclusiones más precisas.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *