Ciencia y tecnología

El ejercicio físico moderado protege contra la muerte súbita

Hablamos a continuación de los resultados de una investigación en la que se indica que el ejercicio físico moderado puede evitar problemas cardíacos graves.

El ejercicio físico moderado protege contra la muerte súbita

Un estudio realizado en los departamentos de Terapia Física, Medicina e Ingeniería Electrónica de la Universidad de Valencia  y del grupo de innovaciones ITACA ha llegado a la conclusión de que el ejercicio moderado es bueno, podríamos decir que necesario, para evitar una muerte súbita cardíaca, tal como nos cuentan en Plos One. Y, como ya hemos hecho constar en otra ocasión, el ejercicio físico regular también produce otros beneficios.

En la mayoría de los casos este tipo de muerte está provocado por la fibrilación ventricular, un trastorno del ritmo cardiaco que presenta un ritmo ventricular rápido, que alcanza valores superiores a los 250 latidos por minuto. Ello trae consigo la pérdida total de la contracción cardíaca, lo que provoca una falta total del bombeo sanguíneo y, como consecuencia de ello, la muerte.

Arritmias

Las arritmias son típicas y sirven de advertencia a muchas personas. Para evitarlas toman medicación, pero el nuevo estudio propone una mejor solución: el ejercicio físico moderado. Por ello es bueno el hacer recorridos a pie o en bicicleta de manera suave, sin grandes esfuerzos.

Investigación con conejos

En el proceso de investigación emplearon animales sedentarios, como conejos de laboratorio, con el fin de comprobar si dicho ejercicio físico ejercía un efecto beneficioso sobre las propiedades eléctricas del corazón relacionadas con la fibrilación ventricular. Intentaron averiguar así mismo si las neuronas colinérgicas en el corazón desempeñan un papel en las modificaciones potenciales causadas por el entrenamiento moderado.

Después de realizar los experimentos y analizar los resultados, observaron que en el corazón de conejo aislado y perfundido, el entrenamiento mediante un protocolo de ejercicio físico producía un aumento de la refractariedad ventricular, una disminución de la heterogeneidad electrofisiológica ventricular y un aumento de la estabilidad eléctrica. Estas propiedades fueron modificadas de manera beneficiosa por el protocolo de ejercicio físico aplicado. Esto aclara los mecanismos básicos a través de los cuales el ejercicio físico regular ejerce un efecto protector contra la muerte súbita cardíaca, además de proporcionar información sobre la participación de las neuronas cardíacas colinérgicas en dichas modificaciones.

A tener en cuenta

En el estudio han participado expertos en el tema. Luis Such-Miquel, Laia Brines, Antonio M. Alberola, Mauel Zarzoso, Francisco J. Chorro, Juan Guerrero, Germán Parra, Nathalia Gallego, Carlos Soler e Irene Del Canto, son las almas del proyecto. También participaron especialistas de Incliva y de la Universidad Politécnica de Valencia.

Conclusión

La investigación aún no se ha cerrado. Los científicos implicados en la misma continuarán experimentando con el fin de aclarar todos los cambios generados tras las modificaciones producidas. En cualquier caso habrá que esperar, pero lo que sí está claro es muchas personas podrán salvar sus vidas si atienden a las recomendaciones.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba