Sociedad

Importancia de entender los riesgos y las reclamaciones de las tarjetas revolving

Importancia de entender los riesgos y las reclamaciones de las tarjetas revolving

Si bien no son un instrumento financiero de consumo particularmente nuevo, las tarjetas revolving se han hecho populares en los últimos 5 años, llegando a convertirse en uno de los productos más demandados por los clientes de las entidades bancarias. Los riesgos y las tasas de interés, han echado por tierra lo que parecía ser un método con “todo ventajas”.

Las tarjetas revolving son un producto financiero complejo, como la mayoría, en realidad. Es un mecanismo mixto entre una línea de crédito y un crédito al consumo, pero en un formato altamente tecnológico y potencialmente peligroso: una tarjeta de crédito.

Entender los riesgos y las consecuencias de su uso, es igual de importante que conocer las ventajas -que también las hay y son muchas-, porque de esa manera las tarjetas revolving se pueden convertir en parte de las soluciones y nunca de los problemas.

Principales riesgos de las tarjetas revolving

No es casualidad que existan equipos de abogados de creditos revolving en la actualidad, con destacada trayectoria y que cobran su servicio únicamente después de que el usuario haya recibido su reembolso por la reclamación, como el caso de RDI Abogados, especialistas destacados en el tema.

Y es que las tarjetas revolving tienen muchas ventajas, como disponer siempre de un crédito al consumo para comprar cosas necesarias y siempre poder aplazar los pagos, fraccionando la deuda en cómodas cuotas que para muchas personas pueden resultar sumamente ventajosas.

Pero del mismo modo, es un producto financiero que tiene algunos riesgos, y muchos de ellos pueden ser objeto de reclamación judicial o extrajudicial, de ahí que el papel de los abogados sea muy importante. 

Entre los riesgos más importantes podemos citar:

  • Endeudamiento: el riesgo principal de tener una tarjeta revolving, es que es muy fácil entrar en un espiral de endeudamiento del que luego puede ser muy difícil salir. Cuando se compran cosas a plazos, una o dos, tal vez no hay problema; pero sí lo puede haber cuando un producto como dicha tarjeta, que incentiva al consumo, va ‘aparcando’ deuda tras deuda, y donde el pago mínimo no hará más que dilatar la deuda durante más tiempo, sin apenas reducirla.
  • Falta de claridad: se comercializan como productos que permiten garantizar liquidez para asumir cualquier compromiso financiero o compra, pero muchas veces, las condiciones del contrato no son lo suficientemente claras y es algo de lo que muchos usuarios se han quejado anteriormente, y que también puede ser objeto de reclamación.
  • Tasas de interés: no en todas, pero sucede en muchos casos que las tarjetas revolving tienen las tasas de interés más elevadas dentro de todos los productos financieros que ofrece un banco. Así, en muchas ocasiones se tienen tarjetas con un TAE del 25%, o incluso más, lo que se considera abusivo y que, dicho sea de paso, complica mucho la posibilidad de pagar completamente la deuda para muchas personas.

La importancia de las reclamaciones

Como se ha dicho anteriormente, es posible reclamar tarjeta revolving si se cuenta con abogados especialistas en el tema, y mejor si se trata de un equipo de profesionales que solo cobrará por sus servicios cuando el resultado haya sido favorable, porque eso permitirá que los usuarios no tengan una preocupación financiera adicional.

Las reclamaciones se pueden hacer tanto para tarjetas revolving vigentes, como para contratos ya finalizados, siempre y cuando se cumplan las dos condiciones más comunes sobre las que el Tribunal Supremo ha dictado sentencias en marzo de 2020 y en noviembre de 2015.

Las mismas son las que indicamos:

  • Falta de transparencia: muchos usuarios contratan tarjetas revolving, pero el 80% del contenido del contrato suele estar en una jerga eminentemente especializada, lo que dificulta la comprensión plena de todas las condiciones del documento. Esto lleva a que pronto se tengan problemas de impago, de devoluciones a tiempo, y por supuesto, la responsabilidad no sea de la entidad financiera, sino del consumidor. La falta de transparencia es objeto de reclamación, y si es el caso, lo mejor es dejarse asesorar por especialistas.
  • Tasas de interés abusivas: la razón más común de reclamación, y donde se pueden devolver todos los intereses pagados de más, incluso con reclamaciones extrajudiciales que pueden ser muy rápidas. A fines legales, se considera una tasa de interés usurera cuando está por encima del 20% TAE, según la Ley de Usura. Se pueden reclamar, tanto contratos vigentes como los ya finalizados, y lo mejor es dejarse asesorar a tiempo para encontrar soluciones rápidas.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.