Imaginación

La paradoja de la vida

Paradoja

Dicen que Dios creó al burro y le dijo: «Serás burro, trabajarás de sol a sol, cargarás sobre tu lomo todo lo que te pongan y vivirás treinta años».

El burro contestó: «Señor seré todo lo que me pidas pero… treinta años es mucho. ¿Porqué no mejor diez años?» Y Dios creó al burro…

Después, Dios creó al perro y le dijo:

«Serás perro, cuidarás la casa de los hombres, comerás lo que te den y vivirás veinticinco años».

El perro contestó: «Señor seré todo lo que me pidas pero… veinticinco años es mucho. ¿Porqué no mejor diez años?» Y Dios creó al perro…

Luego Dios creó al mono y le dijo:

«Serás mono, saltarás de árbol a árbol, harás payasadas para divertir a los demás y vivirás quince años».

El mono contestó: «Señor: seré todo lo que me pidas pero… quince años es mucho. ¿Porqué no mejor cinco años?» Y Dios creó al mono…

Finalmente, Dios creó al hombre y le dijo:

«Serás el más inteligente de la Tierra, dominarás el mundo y vivirás treinta años».

El hombre contestó: «Señor seré todo lo que me pidas pero… treinta años es poco. ¿Porqué no me das los veinte que no quiso el burro, los quince que rechazó el perro, y los diez que no aceptó el mono?» Y Dios creó al hombre…

Y así es que el hombre vive treinta años como hombre, luego se casa y vive veinte años como burro, trabajando de sol a sol y cargando sobre su espalda el peso de la familia, luego se jubila y vive quince años como perro, cuidando la casa, comiendo lo que le den, y termina viviendo diez años como mono, saltando de casa en casa de los hijos, haciendo payasadas para divertir a los nietos.

Nota | Hace ya algún tiempo, rebuscando entre unos papeles encontré esta paradoja y la publiqué en Batiburrillo.net. Estaba olvidada entre esas páginas perdidas del sitio. La acabo de recuperar para vosotros.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.