Ciencia y tecnología

Los alimentos salados pueden ser buenos para la pérdida de peso

Algunos tipos de alimentos salados pueden ayudar a personas que son propensas a adquirir peso. A continuación hablamos de los resultados extraídos de recientes investigaciones.

Los alimentos salados pueden ser buenos para la pérdida de peso

Va en contra de lo que se dice, que la ingestión habitual de alimentos salados es mala para la salud. Un grupo de investigadores acaba de descubrir de tomar un caldo rico en umami, producto salado, puede provocar cambios en el cerebro que tienen una repercusión positiva, sobre todo en mujeres con riesgos de obesidad.

Cuando hablamos de umami nos referimos a una comida de origen japonés, altamente deliciosa y de gran sabor, que representa uno de los cinco sabores básicos junto con el dulce, el salado, el amargo y el ácido. En el umami se encuentra un glutamato, o lo que es lo mismo, una aminoácido que se produce de forma natural y que no es necesario en los procesos alimenticios. Se trata de un componente que se encuentra en una gran cantidad de alimentos, sobre todo los que son ricos en proteínas, como pueden ser muchos tipos de pescado y carne, así como productos lácteos.

En estudios anteriores se ha comprobado que tomar un caldo o una sopa que lleve glutamato monosódico (sal sódica de glutamato) antes de una comida contribuye a la disminución del apetito, lo que trae consigo el que se coma menos, sobre todo en mujeres propensas a comer demasiado.

Se utilizaron una prueba informática destinada a medir el control inhibitorio, una comida bufé en la que los participantes podían comer todo lo que deseasen, en la que los participantes utilizaban unas gafas que rastreaban los movimientos oculares, y un escáner cerebral que medía la actividad cerebral mientras los comensales tomaban decisiones. Tras tomar el caldo con umami, los participantes realizaron mejor la prueba de control inhibitorio. Sus miradas fueron más concentradas y precisas, y la zona del cerebro que se centra en la autorregulación actuó con mayor intensidad. Los que tenían más riesgos de obesidad consumieron menos grasas naturales tras tomar el caldo rico en umami.

Los resultados de las investigaciones pueden contribuir a la consecución de una alimentación saludable, provocando una menor ingesta de alimentos. En un futuro se pretende observar si estos cambios se pueden acumular, afectando a la ingesta de alimentos. También se podrá averiguar si es factible que ayuden a las personas que necesitan perder peso.

Fuente: MedicalXpress

Etiquetas

Contenidos Relacionados

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *