El Tema

Un sueco sobrevive en el interior de su coche durante dos meses gracias al efecto iglú

Un artículo publicado hace cerca de ocho años nos sirve para mostrar lo que relatamos a continuación. La Borrasca Filomena está en el centro de esta reseña.

Un sueco sobrevive en el interior de su coche durante dos meses gracias al efecto iglú

Un iglú es un refugio construido con bloques de nieve, habitualmente con forma de cúpula, utilizado frecuentemente por los esquimales para guarecerse. La temperatura en el interior es bastante más alta que en el exterior, permitiendo que las personas no sufran trastornos por causa del frío. El efecto iglú se refiere a esta característica.

Pedro Skyllberg, un ciudadano sueco de 44 años, conservó su vida gracias a este efecto. Su coche quedó bajo la nieve en una zona de la ciudad de Umea, al sur del Circulo Polar Ártico. Las temperaturas mínimas alcanzadas en la zona llegaron a 30 grados centígrados bajo cero.

El citado individuo permaneció en el coche durante más de dos meses. Se cree que la temperatura interior, gracias al efecto iglú, no bajó de los cero grados centígrados y que el hombre se protegió con un saco de dormir y otros tipos de ropa.

El doctor Ulf Segerberg, director médico de la Universidad del Hospital de Norrland, en Umea, explicó que al descender la temperatura que rodea al cuerpo el metabolismo se ralentiza, pero que ello no sería suficiente si no fuese por que el coche, bajo la nieve, se convirtió en un iglú.

Fuente e imagen: The Telegraph

Epílogo

Lo que contamos ocurrió en el mes de febrero del año 2012. Hemos decidido traer el artículo a portada porque desde hace dos días se ha convertido en el más visitado en estos momentos de Batiburrillo.net.

¿A qué se puede deber que una publicación perdida en las páginas del sitio web haya adquirido, y siga recibiendo, tal número de visitas? Está claro que la culpable es la Borrasca Filomena, que aún nos sigue acechando, aunque en estos momentos con menor intensidad.

En España, con Madrid ocupando el primer lugar, y en otros países europeos la nieve y el frío nos ha atacado y todavía continúa creando alarmas. La Agencia Estatal de Meteorología ha bautizado a esta borrasca de frío y nieve con el nombre de Filomena, y estamos seguros que su nombre quedará grabado durante muchos años en nuestra memoria.

No es algo muy normal que se alcancen tan altas cotas de nieve en algunos de los lugares que se han visto sometidas a este impacto. Aunque continúa en aviso rojo en muchos lugares de la Península Ibérica, se predice una debilitación de Filomena.

Conclusión

Como podemos deducir, Google manda en Internet. Su motor de búsqueda almacena una gran cantidad de referencias, algunas, como ya hemos indicado, perdidas en el fondo del armario, pero, en cualquier momento, como es el caso, pueden fluir a la superficie. Esto es lo que ha pasado con el artículo original, el que se muestra antes del apartado Epílogo.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.