Otros

Comer acompañado: ¿por qué es más saludable?

Comer acompañado: ¿por qué es más saludable?

El ser humano lleva cocinando durante toda su existencia. No obstante, el hecho de guisar va mucho más allá de cocer, asar, freír o emplatar varios alimentos. No en vano, nos referimos a uno de los rasgos distintivos de nuestra especie.

Por otro lado, puede que la comida en sí misma suponga una de nuestras necesidades básicas. No obstante, el hecho de elaborar, y degustar, platos en compañía no deja de ser uno de nuestros principales agentes de socialización más destacados.

Más aún si cabe ahora que el lavavajillas y el detergente para lavar los platos nos han permitido ahorrar un tiempo y esfuerzo que ahora podemos dedicar en exclusiva a disfrutar momentos inolvidables junto a nuestros comensales. Es por ello que, en este artículo os invitamos a todos a la mesa para descubrir algunos de los beneficios de comer en compañía.

Saber comer

Antes de entrar en materia, conviene tener en cuenta una cuestión fundamental. Para poder disfrutar todas las ventajas, más allá de las meramente biológicas y de supervivencia, que aporta comer en compañía, primero debemos aprender a comer correctamente.

No en vano, alimentarnos demasiado rápido puede llegar a ser bastante perjudicial para nuestra salud. Algo que nos lleva a plantearnos una cuestión clave, ¿cuánto tiempo debemos destinar a comer?

Es momento de socializar

Muchos expertos afirman que pocas cosas existen que nos unan más que disfrutar, en compañía, de una buena comida en la mesa. Y es que nos encontramos ante una palanca perfecta para arrancar a socializar. Algo que, por otro lado, repercute positivamente incluso en el desarrollo de nuestro cerebro.

Y es que el valor de comer acompañado no radica solo en cuestiones tangibles o de salud. La interacción y las relaciones sociales también nos enriquecen como ser humano y fomentan y favorecen nuestro propio desarrollo personal. Por no hablar de su función como escaparate ante cualquier acto social que se precie.

Tiempo de calidad

Comer en compañía también nos puede aportar, así como quien no quiere la cosa, momentos de relajación en los que el estrés y ajetreo de nuestro día a día quedan en segundo, o tercer, plano. Y eso es algo que vale oro en los tiempos que corren.

Mucho mas que comida

Son diversos los estudios que apuntan a que cuando comemos en compañía de seres queridos y amigos incluso los propios alimentos saben mejor. Y es que no existe mejor condimento que las anécdotas o las historia presentes en cualquier reunión grupal que se precie.

Por desgracia, la sociedad actual tiende al individualismo. Por lo que cada vez resulta más difícil conseguir reunirnos frente a la mesa con nuestro círculo más cercano. Algo que, por otro lado, siempre repercute en un refuerzo de nuestros vínculos con el resto.

Terapia

Comer en compañía de gente querida suele influir, de forma bastante positiva, en la relación que guardamos con nuestro entorno más cercano. Algo que, humor a parte, logra hacer disminuir la tensión cotidiana de nuestro día a día.

Por no hablar de que nos ayuda a aliviar el estrés y, sobre todo, logra subir nuestra autoestima. Y sentirnos mejor con nosotros mismo también puede ayudarnos a afrontar mejor muchos trastornos mentales.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.